5 razones por las que no deberías comprar botellas de agua

En los últimos años se ha abierto un gran debate entorno al uso de las botellas de agua, ya que este pequeño contenedor puede tener un gran impacto en el ambiente y en la salud. Las botellas de agua están fabricadas de plástico y entran dentro de la categoría de plásticos de un solo uso, porque aún cuando podrían ser reutilizadas, generalmente terminan en la basura apenas unos minutos después de haberla comprado.

Este artículo también te puede interesar: Top beneficios de contar con un filtro purificador de agua en casa

Cuando se inventaron, eran consideradas un artículo de lujo porque servían para tomar agua de manera “premium”. Hoy en día, la realidad es que puedes conseguir agua potable en cualquier lugar en una ciudad, e incluso, los establecimientos como restaurantes y bares en México, están obligados por ley a darte agua simple cuando la pidas. Las botellas de agua son prácticas en algunas ocasiones, por ejemplo, cuando te encuentras en un lugar remoto y necesitas llevar agua porque no habrá en el lugar, sin embargo, la contra cara es que el impacto ambiental que está teniendo el consumo excesivo de plástico, es lo que ha llevado a las botellas de agua a ser innecesarias y perjudiciales. A continuación te nombramos 5 razones por las que no deberías de comprar botellas de agua:

1. Aumentan tu huella hídrica: Ya hemos hablado de la huella hídrica, es el indicador que se utiliza para saber cuánta agua usamos en las actividades diaria. La huella hídrica toma en consideración la cantidad de agua consumida, evaporada o contaminada durante su uso. Las botellas de agua utilizan 3 veces más agua de la que pueden contener, en su proceso de fabricación, es decir, una botella de 1 litro puede utilizó 3 litros de agua en su proceso de fabricación, esto sin tomar en cuenta el impacto ambiental que también se suma en el transporte. Tener en cuenta la huella hídrica de estas cosas, es importante para cuidar el agua del planeta.

2. No se descomponen: Las botellas de agua de plástico no son biodegradables, esto significa que una vez que son tiradas a la basura, se quedarán en el planeta por el resto de la eternidad y se irá desgastando hasta romperse en pequeñas partículas, conocidas como microplásticos, que son ingeridas por animales y por los mismos seres humanos, perjudicando la nuestra salud.

3. Generan basura: El plástico no se descompone, pero sí puede ser reciclado, aunque esto solamente alarga la vida de este material, por lo menos es una buena medida para volverlo a utilizar y evitar que se produzca más. Sin embargo, según una cifra de Forbes, el 91% del plástico que utilizamos no es reciclado de manera correcta, esto debido a que no se tira en los contenedores correspondientes, no se recoge o el proceso no es el indicado, por lo que terminan convirtiéndose en basura que contamina los ríos, mares, bosques y más.

4. A la larga es más caro: Si no tienes un filtro de agua en casa y constantemente tienes que estar comprando botellas de agua, esto te genera un mayor impacto económico a largo plazo, ya que estas suelen ser más caras en relación con el agua que puedes obtener. 

5. Liberan toxinas: Las botellas de agua de plástico no solo son dañínas para el medio ambiente, sino que también pueden ser perjudiciales para tu salud. El riesgo principal asociado con el consumo de agua embotellada es el hecho de que puede estar expuesto a toxinas nocivas del plástico. Cada vez que bebes agua de una botella de plástico, puedes ingerir algunos de los químicos que se usan para fabricar las botellas, ya que estas toxinas pueden filtrarse en el agua con el tiempo. Esto es particularmente común con botellas de agua antiguas y / o aquellas que han estado expuestas al calor. El BPA y otras toxinas plásticas pueden llegar al torrente sanguíneo, lo que puede causar una serie de problemas, incluidos varios tipos de cáncer, así como daños en el hígado y los riñones. Desafortunadamente, en este momento los científicos no comprenden completamente todos los posibles efectos a largo plazo de la ingestión de toxinas a través del consumo de agua embotellada; sin embargo, estas toxinas pueden acumularse en su sistema a lo largo de los años, dejándolo propenso a una variedad de problemas de salud.

¿Entonces qué alternativa tenemos a las botellas de agua?

Las botellas de agua de plástico al final del día tienen la única función de transportar el agua de un lugar a otro, y quizás hacer que tú tengas acceso al agua donde quiera que estés, por lo que realmente no son indispensables en la vida diaria.

Las botellas de agua se pueden remplazar en casa fácilmente por un filtro purificador ya que este ayudará a que tengas agua de buena calidad y pura en todo momento. El filtro a la larga, será una opción más económica, ecológica y más práctica, ya que te podrás servir agua directamente en el vaso.  Por otro lado, si vas a salir de casa tu mejor alternativa será una botella reutilízable que puedes llenar en casa con el agua de tu filtro y llevar a donde sea. Cada vez hay más alternativas, incluso hay termos que evitan que el agua se caliente y se mantenga fresca. Al final del día, no es que las botellas de plástico sean malas, simplemente hemos hecho que su consumo en exceso tenga un impacto negativo.