Suscríbete tan simple como el agua

¡Conocer mi plan! >

Efectos del plástico en el cuerpo humano

El impacto del plástico en el cuerpo humano y en la salud cada vez es más preocupante. El plástico puede causar riesgos y producir padecimiento o enfermedades. Conoce cuáles son los riesgos que produce el plástico en el cuerpo humano y cómo prevenirlos.

Plástico, proceso de vida e impacto

A pesar de ser uno de los materiales más omnipresentes en el planeta, las investigaciones sobre los impactos del plástico en el cuerpo humano son recientes. En cada etapa de su ciclo de vida, el plástico impone riesgos específicos para la salud, debido a la exposición a partículas del mismo como a las sustancias químicas asociadas.

La mayor parte de la población mundial queda expuesta durante más de una de las etapas de este ciclo de vida, así lo asegura un estudio realizado por “Plastic & Health the hidden costs of A Plastic Planet” publicado por Center for International Environmental Law (CIEL).

Los impactos del ciclo de vida del plástico en el cuerpo humano presentan un panorama preocupante: el plástico es una amenaza mundial para la salud humana. Por eso es indispensable reducir el consumo del mismo.

Por ejemplo, durante el proceso de extracción y transporte del plástico se generan miles de emisiones que incluyen benceno, COVs, y más de 170 sustancias químicas tóxicas en el fluido de fracturación hidráulica.

PET

El 99 por ciento del plástico se deriva de combustibles fósiles. Los plásticos pueden estar y están hechos de todo tipo de combustible fósil. Los primeros plásticos de hidrocarburos, incluidos los que alguna vez fueron omnipresentes, se derivaron del carbón, y el carbón sigue siendo una fuente importante de producción de plástico en algunos países.

Poco antes de la Segunda Guerra Mundial, el desarrollo de polímeros, a partir de materias primas petroleras, tuvo su mayor auge. Cuando terminó la guerra, los productores de plástico buscaron y crearon nuevos usos y mercados para las resinas plásticas y los productos plásticos. Desde entonces, el plástico se ha producido a partir de una mezcla de petróleo, gas y, en menor medida, carbón, dependiendo en gran medida de la disponibilidad y el costo de las materias primas clave.

La exposición a los plásticos, durante el proceso de extracción y transporte, se genera por inhalación e ingestión (aire y agua) y afecta al sistema inmune, órganos sensoriales, hígado y riñones, entre los impactos se destaca el cáncer y toxicidad neurológica, señala el estudio Plastic & Health the hidden costs of A Plastic Planet” publicado por Center for International Environmental Law (CIEL).

Durante la refinación y fabricación del plástico, asegura Center for International Environmental Law (CIEL) se producen emisiones de  benceno, HAPs, y estireno. Los impactos en la salud pueden incluir cáncer, toxicidad neurológica y reproductiva, bajo peso al nacer e irritación de los ojos y piel.

El refinado y la fabricación de plástico tienen un impacto significativo en la salud humana. Las personas que viven o trabajan cerca a los lugares de producción son aquellos que se ven más afectados.

Pues la industria del plástico y extrae, procesa, almacena y transporta productos químicos, toxinas y otros materiales peligrosos. Estas comunidades enfrentan la amenaza diaria de exposición tóxica, incidentes, accidentes potenciales o muerte. Por lo general, son comunidades marginadas y de bajos ingresos.

Otro gran impacto a la salud, según CIEL se produce en la gestión residuos de plástico. Pues se generan emisiones que incluyen metales pesados, dioxinas y furanos, HAPs, los impactos pueden generar cáncer, daños neurológicos y al sistema inmune, reproductivo, nervioso, y endocrino.

Reducir el consumo de plástico: el gran desafío

El mercado más importante para el plástico es el de los envases para alimentos y bebidas, y comprende el 42 por ciento de todo el plástico jamás producido. Este tipo de plástico tiene una vida útil más corta. La mayoría de los envases de plástico salen de la economía el mismo año en que se producen porque la mayoría están diseñados para un solo uso. Un ejemplo es el de las botellas de agua o refresco.

El plástico se dispersa fácilmente en los ambientes marinos, de agua dulce y terrestres hacia el aire, los suelos, los ríos, los lagos y el océano. Además de ser desagradable, también tiene graves consecuencias negativas para los ecosistemas y la salud.

La intemperie, como la luz ultravioleta, el viento y la acción de las olas, fragmentan el plástico en el medio ambiente. Esta situación agrava aún más la expansión de residuos.

Claves para reducir el consumo de plástico

Para reducir el consumo de plástico, sigue estos consejos:

En todo momento. Lleva contigo tu termo de agua reutilizable y deja de comprar agua envasada: las botellas de plástico son las que generan la mayor cantidad de residuos plásticos pues más de 20 millones de botellas se tiran anualmente a la basura. En su lugar instala un purificador de agua en tu hogar así reduces el consumo de agua embotellada.

5 desventajas del agua embotellada

No utilices popotes, cubiertos, tapitas ni recipientes que sean desechables. Y guarda tu comida en recipientes de vidrio o acero: opta por recipientes reutilizables en lugar de bolsas de plástico.

La ropa que utilizamos está hecha en mayor medida de plástico, por lo que entra en contacto constantemente con nuestra piel. Busca telas más naturales y sobre todo, evita comprar ropa todos los meses, pues esta se desgasta y termina en la basura.

Cuando vayas al súper. Lleva siempre tu propia bolsa de la compra: aunque parezca una pequeña acción si se sigue con regularidad, puedes reducir tu consumo de plástico.

Elige cartón en lugar de bolsas de plástico: el cartón es biodegradable y, por lo tanto, respetuoso con el medio ambiente.