¿Sabías que tomar agua también ayuda a mejorar la salud mental?

Beber agua es necesario para tener una buena salud física, sin embargo, estudios recientes (que se mencionarán más adelante) han demostrado que también tiene un impacto en la salud mental y emocional.

En el cuerpo, el agua mejora la digestión, ayuda a la circulación de la sangre, lubrica las articulaciones, mantiene una piel fuerte y sana, además de regular la temperatura del cuerpo, entre otros muchos beneficios más. En el cerebro, el agua tiene un papel muy importante, ya que es uno de los órganos principales y cruciales. En este órgano—compuesto de agua en más del 70%—es donde ocurren las funciones cognitivas generales del cuerpo, y donde se registran las emociones.

La hidratación influye en los estados de ánimo

De acuerdo con un artículo publicado en la revista Healthline, se ha encontrado en varios estudios una conexión entre la depresión, la confusión y la fatiga, en relación con la hidratación. En este estudio también se señala que, si bien el agua no cura ninguna enfermedad mental, mantener una buena hidratación reduce los síntomas asociados con los cambios de humor.

La falta de agua también puede influir en el sueño. Cuando el cuerpo se encuentra en estado de deshidratación es más difícil conciliar el sueño y el descanso no es profundo, ya que el cuerpo requiere dar la señal de necesitar agua. Para muchas personas, la falta de descanso puede influir en su estado de ánimo.

Tomar agua puede ayudar a reducir el estrés, ansiedad, y decaimiento

Según un artículo del Instituto Tomás Pascual Sanz, uno de los síntomas de la ansiedad es la sensación de boca seca. Al saciar la sed, esta sensación se reduce y se puede ver una disminución en la sensación de ansiedad también. Igualmente, una deshidratación del 2.7% puede hacer que se sienta que se requiere más esfuerzo o se sienta más fatiga, cansancio, y decaimiento.

La deshidratación también puede hacer que el cuerpo se ponga en estado de alerta y genere hormonas como el cortisol. Esta es una hormona de las glándulas suprarrenales que regula la presión arterial. Esta hormona ayuda al cuerpo a responder ante el estrés, pero puede aumentar su circulación con la deshidratación, esto hace que la presión sanguínea se altere. El cortisol altera todas las funciones del cuerpo incrementando el riesgo de sentir ansiedad o depresión.

Por otro lado, la deshidratación también aumenta los síntomas de la ansiedad. La falta de agua en el cuerpo también causa la pérdida de minerales esenciales que provocan la lentitud en la ejecución de tareas cognitivas simples.

Sin embargo, cuando se está en una situación de estrés, el tomar unos tragos de agua puede ayudar a tranquilizar los sentidos y a brindar una sensación de relajación, según lo dice un estudio publicado en Solara Mental Health. De igual manera, tomar agua ayuda a bajar la temperatura generada por la exaltación y a oxigenar el cerebro, dando como resultado la aclaración de los pensamientos.

Tomar agua de buena calidad ayuda a tener más energía y a sentir menor cansancio

Es importante recordar que el agua es el único líquido que puede mantener hidratado al cuerpo. Otros líquidos como los jugos, refrescos o bebidas azucaradas, aunque aportan agua al cuerpo, sólo contienen un porcentaje de ella. Además, las bebidas azucaradas aportan otras sustancias que no siempre son buenas y alejan al cuerpo del enfoque en la adecuada hidratación.

Tomar agua durante los entranmiento

El agua de buena calidad puede ayudar incluso a no sentir cansancio y tener más energía.

También te puede interesar: 5 recetas de bebidas para darle la vuelta al agua y mejorar tu salud

¿Cómo hidratarse correctamente?

La mejor forma de mantenerse hidratado adecuadamente es creando hábitos de hidratación. En este sentido, la recomendación de beber agua es importante aplicarla hasta en los más pequeños. Se debe apoyar a los niños, niñas, y bebés a beberla constantemente, y educarles a pedirla cuando tengan sed. La percepción, concentración, memoria, y rendimiento psicomotriz se agudizarán si se está adecuadamente hidratado. También con los adultos en la tercera edad se deben fomentar hábitos de hidratación, ya que pierden más agua y de forma más rápida, pero no se acostumbran a pedirla o no sienten sed de igual forma que en la juventud.

Si beber agua se hace una costumbre, se terminará haciendo de forma automática y sin requerir pensarlo o forzarse a hacerlo. Se recomienda beber entre dos, y dos litros y medio de agua diarios en el caso de un adulto promedio, y un poco más si se realiza actividad física. Teniendo esto en cuenta, se deben buscar formas en las que se beba agua paulatinamente durante el día para llegar a esa meta.

La mejor manera de tener agua de buena calidad disponible de manera continua para beber es a través de los purificadores de bebbia. Cada uno de ellos tiene más de una etapa de purificación que hace que el agua quede libre de impurezas en más del 99.9%. El servicio de purificación de bebbia ayuda a fomentar los hábitos de hidratación, ya que, al tener agua lista para beber, su consumo constante es más sencillo.

Purificador bebbia banner

Hidratarse de manera adecuada y constante ayudará a que se tenga buena salud mental y física, sobre todo si se complementa con otros hábitos como tener una alimentación balanceada, hacer ejercicio regularmente y tener un buen descanso

0 Comentarios

Deja un comentario

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>