5 cuidados para el sistema inmune

Es importante conocer los cuidados para el sistema inmune, sobre todo en medio de una pandemia. El sistema inmune o sistema inmunológico es una red de órganos, tejidos, y células en el cuerpo humano que ayudan a combatir infecciones y enfermedades. Los virus, bacterias, hongos, y otras toxinas se multiplican cuando entran al cuerpo, creando una infección. El sistema inmune trabaja para combatir y reducir las infecciones para sanar al cuerpo lo antes y mejor posible.

El sistema inmune trabaja todo el tiempo y la mayoría de las veces puede solo con las invasiones de microrganismos al cuerpo. Sin embargo, no es tan fuerte en la lucha de ciertos virus y bacterias y se requiere fortalecimiento con vitaminas o medicinas que lo apoyan. Aunque no es en la mayoría de los casos, se puede llegar a requerir hospitalización en caso de ser mayor el apoyo necesario.

Los cuidados para el sistema inmune son muy importantes ya que es crucial su fortalecimiento para requerir el menor apoyo posible en el caso de enfermedades o infecciones, sobre todo para evitar hospitalización. La clave está en cuidar el cuerpo en todos sus ámbitos, de forma que se fortalezca en su totalidad, incluyendo el sistema inmune.

1. Mantener una hidratación adecuada

El cuerpo está compuesto entre sesenta y setenta por ciento de agua. Este alto porcentaje es clave para entender la cantidad de agua que requiere para funcionar. Todos los procesos biológicos y fisiológicos del cuerpo requieren agua, además de todos los órganos. El sistema inmune no es la excepción y es importante mantenerse adecuadamente hidratado para que funcione.

Por qué es importante tomar agua

Para mantener un cuerpo saludable es crucial consumir agua pura, que no contenga ningún contaminante. La mejor manera de tener agua pura en casa es con un purificador de agua como los de bebbia. Con una suscripción mensual se obtiene un servicio de purificación más económico que comprar dos garrafones semanales y se garantiza agua pura directo en el lavabo de la cocina.

La forma más fácil de mantener una adecuada hidratación es creando hábitos que permitan tomar agua de forma regular para no sentir sed durante el día. Si el cuerpo se mantiene hidratado, todos sus procesos funcionarán de forma óptima y se fortalecerá el sistema inmune.

Te interesa: 6 tips para cuidar el agua

2. Dormir y descansar

Al dormir, todo el cuerpo se regenera y repara a si mismo lo más que puede. Aunque por lo general se recomienda tener ocho horas de sueño diarias, es importante también cuidar la calidad de sueño que se tiene. De forma que se mejoren los cuidados para el sistema inmune, se debe buscar generar hábitos que cuiden de dicha calidad.

6 beneficios de beber agua al despertar

Una de las recomendaciones más importantes es mantener una hora para levantarse y acostarse todos los días. De esa forma el cuerpo sabe cuándo y cuánto tiene diariamente para recuperarse. Por otro lado, es recomendable evitar cenas pesadas y calóricas, por lo menos tres horas antes de dormir. El cuerpo requiere agua y sangre para digerir, por lo que no podrá comenzar a descansar adecuadamente mientras lo hace.

3. Alimentación sana y balanceada

Así como en el caso del agua, los alimentos son cruciales en los cuidados para el sistema inmune. Los alimentos son la forma en la que los nutrientes esenciales entran al cuerpo. Una alimentación consciente es la que mantiene al cuerpo sano y en balance con lo que necesita.

cuidados en el embarazo

En particular, los alimentos con alto contenido de vitamina C (cítricos, y otras frutas y verduras como pimientos, jitomates o brócoli) son especialmente buenos para fortalecer el sistema inmune. Igualmente es importante tomar todas las medidas de higiene para lavar los alimentos, incluyendo no lavarlos con agua contaminada y lavarse las manos antes de cocinar y comer.

4. Evitar alcohol, tabaco y sustancias nocivas para la salud

Siendo que el sistema inmune es el encargado de combatir infecciones y enfermedades, una de las mejores formas de cuidarlo es evitar ingerir o consumir sustancias nocivas para la salud. Este tipo de sustancias no tienen algún nutriente para el cuerpo, por lo que ponen a trabajar al sistema inmune sin que el cuerpo gane algo a cambio. Por esta razón, lo debilitan, creciendo la posibilidad de generar enfermedades o infecciones si se consumen con regularidad.

Es importante notar que la Oficina de Suplementos Dietéticos (ODS por sus siglas en inglés) de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, recomienda a los fumadores y fumadores pasivos consumir entre el 3% y 5% más vitamina C que las personas que no fuman o no están en contacto regular con fumadores.

5. Ejercitar cuerpo y mente

El ejercicio ayuda a fortalecer los músculos y otros órganos. Practicar algún deporte o hacer ejercicio ayuda a la eliminación de toxinas, apoyando al sistema inmune. Además, activa la circulación de la sangre, renovando más rápido todo el oxígeno del cuerpo.

El ejercicio también ayuda a segregar endorfinas y serotonina que hacen que el cerebro se sienta feliz y activo. Por otro lado, no se recomienda hacer ejercicio antes de dormir (hasta dos horas), por la adrenalina que se genera, para lograr un descanso correcto.

También es importante en los cuidados para el sistema inmune, mantener una mente sana. Si bien el sistema inmunológico se enfoca en el bienestar físico, es importante aplicar todas las recomendaciones físicas a la parte mental también. Beber agua y alimentarse de forma consciente y necesaria para una adecuada hidratación y alimentación balanceada, descansar la mente y tomar tiempo personal.