3 causas de las enfermedades gastrointestinales que no conocías

Las enfermedades gastrointestinales son aquellas que afectan al sistema digestivo. Generalmente incluye los intestinos y el estómago, aunque también pueden llegar a afectar el esófago. Dentro de las más comunes se encuentran la gastritis, colitis, o estreñimiento, y por lo general no son mortales, aunque existen algunas bacterias como cólera, salmonelosis, y shigelosis que pueden ser mortales.

Las principales consecuencias de las enfermedades gastrointestinales son diarrea y deshidratación, aunque también puede haber acidez, incontinencia, distensión, sangrado, náuseas, vómito, y dolor en partes o toda la zona abdominal. Lo realmente peligroso de contraer alguna de estas enfermedades, radica en que las consecuencias son las mismas para una enfermedad leve o alguna mortal, por lo que no es fácil identificarlas. Por esta razón es importante hacer lo posible para prevenirlas.

Gracias a la gran cantidad de enfermedades gastrointestinales que existen, puede haber muchas causas, sin embargo, hay algunas que son las más comunes y no siempre las más conocidas.

Consumo de agua contaminada

El agua potable es el agua apta para el consumo humano, es decir, para beber, preparar alimentos, higiene, o uso en casa en general. Debe ser limpia, sin sabor, olor o color, y libre de contaminantes.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), tres de cada diez personas en el mundo no tienen acceso a un suministro de agua potable, y seis de cada diez no tienen acceso a instalaciones seguras de saneamiento. Es importante notar lo difícil que es hacer llegar el agua a los hogares y el largo recorrido que hace para llegar.

agua contaminada

El agua puede llegar a contaminarse fácilmente en su recorrido desde un manto acuífero hasta la casa. Aunque las tuberías se encuentren lo más limpias posible, es un recorrido muy largo y lleno de obstáculos como tierra, heces de animales pequeños, sales y minerales, y microorganismos como virus y bacterias que quitan pureza al agua. Incluso en casa es importante limpiar el tinaco o cisterna cada seis meses de forma que se asegure que no se contamine en casa.

Al beberse, el agua debe estar lo más pura posible para evitar enfermedades gastrointestinales. Lo más recomendable es instalar un purificador de agua. Con bebbia, se tiene un purificador de agua en el lavabo de la cocina por una suscripción mensual que es más económica que comprar dos garrafones semanales. Agua pura para beber al alcance de la mano y de una forma muy económica, asegurándose que no se obtengan enfermedades gastrointestinales por agua contaminada en casa.

Deshidratación

La deshidratación es una causa y una consecuencia de las enfermedades gastrointestinales. El agua es esencial para todos los procesos biológicos del planeta, incluyendo los del cuerpo humano. El cuerpo está hecho de entre sesenta y setenta por ciento de agua y la usa para todos sus funcionamientos por lo que requiere renovarla constantemente.

Se recomienda beber entre dos y dos y medio litros de agua diariamente para evitar deshidratación (entre ocho y diez vasos) y un poco más si se hace ejercicio. La falta de agua en el cuerpo afecta a todo el cuerpo, incluyendo las actividades cerebrales y del aparato digestivo, además del sistema inmune. Si al aparto digestivo le falta agua para realizar sus funciones, se pueden atraer más enfermedades gastrointestinales, generando mayor deshidratación de la que ya se tiene.

Deshidratación

El aparato digestivo no puede detener sus funciones, ya que es muy importante para el cuerpo asegurarse de desechar lo que no le funciona, por lo que tratará de usar el agua que requiere y otros sistemas y órganos podrían quedar deshidratados, dejando de funcionar correctamente, sobre todo el sistema inmune.

Mantenerse hidratado adecuadamente es muy importante para cualquier actividad diaria. Lo más recomendable es generar hábitos de hidratación para asegurar mantenerse en ese estado. Tener sed es el primer indicador de una mala hidratación, por lo que al hacer hábitos de tomar agua a ciertas horas puede evitar que se llegue al punto de un mal funcionamiento del cuerpo o de obtener alguna enfermedad gastrointestinal. Un purificador de agua puede ayudar a mejorar los hábitos de hidratación.  

Falta de higiene en manos y alimentos

Otra de las principales causas de enfermedades gastrointestinales que no siempre se conoce es no lavar adecuadamente los alimentos que se comen crudos como frutas y verduras, y lavar las manos antes de comer o cocinar y después de ir la baño.

Las frutas y verduras se encuentran llenas de nutrientes y agua, y son muy buenas para el cuerpo, pero por lo general son expuestas a contaminantes desde su recolección hasta la llegada a la casa. estos contaminantes pueden contener virus, parásitos, o bacterias que enferman al cuerpo. Es importante lavar y desinfectar estos alimentos antes de ingerirlos.

lavado de manos

Las manos están al contacto de todo tipo de microorganismos durante el día. Todo lo que tocan en el centro comercial, en el coche, en la computadora, e incluso el teléfono celular. Estos microorganismos pueden lastimar severamente el sistema digestivo, siendo causa de enfermedades gastrointestinales. Igualmente, al ir al baño, no sólo por los desechos que genera nuestro cuerpo, sino por todo lo que se puede tocar en el baño mismo.

En este sentido, igualmente se deben considerar objetos que se llevan a la boca. Aunque casi siempre es de manera inconsciente, es recomendable no llevar nada a la boca que no se vaya a comer. Si bien no cualquier cosa que toque la boca puede ser causa de enfermedades gastrointestinales, es importante notar que cualquier microorganismo por el que tenga que luchar el sistema inmune, baja las defensas del cuerpo humano.