Suscríbete tan simple como el agua

¡Conocer mi plan! >

5 hábitos de vida saludable para pareja

Tu pareja puede ser tu mejor aliada al momento de tener hábitos de vida saludable. Entre los dos pueden ayudarse a alcanzar sus metas y evitar realizar acciones perjudiciales.

Este no ha sido el año más fácil para centrarse en la salud. El estrés de hacer malabares con el cuidado de los niños, la escuela y el trabajo desde casa, combinado con gimnasios cerrados y actividades limitadas, ha hecho que sea más difícil que nunca tener un estilo de vida bien equilibrado.

Al final del día, es tentador querer tumbarse en el sofá con su pareja y comer juntos por estrés, pero es necesario mantener los hábitos de vida saludable y apoyarse mutuamente.

Después de varios meses en pandemia, y que la dinámica del trabajo en casa paraece ya estar más establecida, puede ser el momento de replantear la forma en que tú y tu pareja fomentan el cuidado personal. A continuación te enlistamos algunos tips para mantener una vida saludable en pareja:

Combinar rutinas

Puede ser útil que las parejas sigan la misma rutina y horario siempre que sea posible. Por ejemplo, comer a la misma hora ayudará no solo a procurar darse el tiempo necesario para comer de manera saludable y sin prisa, sino también a que solamente se cocine y se limpie a ciertas horas. Esto es importante si son las mismas personas las que realizan estas actividades. Así se evitarán peleas y al mismo tiempo, podrán tener un tiempo de convivencia durante las comidas.

Hacerlo fácil y accesible

Tomar suficiente agua es uno de los hábitos más básicos para gozar de buena salud y tener un sistema inmunológico alto. Además, el agua ayuda a regular todas las funciones del cuerpo humano.

Para ser un hábito, esto tiene que ser sencillo, por lo que si cada vez que quieres servirte un vaso con agua, tienes que cargar el garrafón pesado, puede ser que disminuyas la frecuencia.

3 planes de hidratación que puedes tener en casa

Por ello, buscar dispositivos o herramientas que faciliten este proceso es ideal. Por ejemplo, instalar un purificador de agua que se conecte directamente a la toma de agua y que brinde siempre agua lista para beber, puede hacer este hábito alcanzable. Sírvete cada mañana un vaso con agua y llévale uno a tu pareja, así constantemente se recordarán que deben de tomar agua durante el día.

Cambiar los regaños por opciones

Si a tu pareja le gusta pedir la comida para llevar grasosa o un tazón de helado antes de acostarse, puede ser frustrante tratar de ceñirse a sus propios planes de comidas saludable. Sin embargo, un regaño solamente desencadenará una pelea más fuerte, y no se logrará nada objetivo.

cambio de habitos

La mejor manera de guiar a alguien es ser ejemplo. Por lo que si tú te concentras en reforzar estos hábitos, tu apreja te seguirá. Además, el explicar por qué es necesario tener hábitos saludables, ayudará a que tu pareja haga consciencia al respecto.

Por otro lado, facilitar las opciones, como se comentó en el punto anterior, es un factor clave. Además de instalar un purificador de agua para asegurar la hidratación, se puede reducir la compra de dulces, refrescos o comidas chatarra, y aumentar los snacks saludables.

Prepara bocadillos ligeros para compartir durante el día, o cocina una versión saludable del plato favorito de tu pareja. Pueden dejar la comida menos saludable solamente para el fin de la semana.

Hacer que la habitación sea un lugar tranquilo

Con el cambio de rutina derivado de la pandemia, el trabajo desde casa se ha implementado en muchas empresas. Quizás no tienes un espacio específico para trabajar, sin embargo, es fundamental evitar hacerlo en el dormitorio.

5 tips para realizar en casa con los niños en tiempos de COVID -19

Si compartes tu habitación con alguien, puede ser muy difícil manejar los tiempos y si uno de los dos está trabajando ahí hasta altas horas de la noche o muy temprano por la mañana, puede alterar el descanso de la otra persona.

Procuren que esa habitación solamente sea un espacio para descansar, ya que además, con el paso del tiempo, puede que comiences a asociar tu cuarto con trabajo y que te cueste más trabajo conciliar el sueño.

Ponte en primer lugar y dale también espacio a tu pareja

Entre los trabajos exigentes y las necesidades familiares, puede ser fácil ser desordenado anteponiendo todo lo demás antes de la propia salud.

Aquí es donde tú y tu pareja pueden ayudarse mutuamente a priorizar. Comunicale a tu pareja lo que necesitas: una hora de silencio para tomar una llamada, una siesta por la tarde, un largo baño caliente antes de dormir y luego, pregúntale lo mismo. Lo mismo a la hora de dividir las tareas de la casa.

Asegúrense de cumplir con los requerimientos de la otra persona para crear un ambiente de armonía y cooperación.