22 de abril – Día de la Tierra y la importancia del agua

El próximo 22 de abril se celebra el aniversario número cincuenta y dos del Día de la Tierra (oficialmente Día de la Madre Tierra). Comenzó su celebración en 1970 como respuesta al problema de sobrepoblación en el planeta y las consecuencias que este tiene para los recursos naturales. Hoy en día es mucho más, pero sobre todo, un día crucial para recordar la importancia del agua.

El Día de la Tierra es mucho más que un día para manifestarse ante inconformidades acerca del manejo de los recursos del planeta. Aunque también es importante, es un día para aprovechar y reflexionar sobre cómo se usan y aprovechan los recursos en casa, sobre todo el agua, además de hacer conciencia de la contaminación de ella en los últimos años.

La importancia del agua radica en su uso en todos los procesos biológicos del planeta. El dicho común que dice “el agua es vida” no es en vano. La Tierra y todo en la naturaleza usa el agua para mantenerse vivo, pero sobre todo, sano. El cuerpo necesita agua para vivir, pero un poco más de la necesaria para mantenerse en óptima salud.

Plantas, animales, y la superficie de la Tierra

Se sabe que las plantas y animales dependen del agua, además de estar constituidos en un setenta y noventa por ciento de agua en promedio respectivamente. Pero los ecosistemas naturales y el clima del planeta también dependen del agua. El ciclo del agua (o ciclo hidrológico) no tiene principio ni fin y el agua corre en todas sus capas: sobre y debajo de su superficie, en el aire, en la atmósfera en sus tres estados —líquido, sólido, gaseoso—, e incluso condensado en forma de nubes.

La disponibilidad del agua ha sido vulnerada gracias al cambio climático. Aunque es constante en diferentes lugares del planeta, ha sido reducida exponencialmente en los últimos años causando temperaturas extremas y escases de agua segura. No solamente para beber, sino también para riego y producción de alimentos, para lo cual también es esencial.

El agua nos ha unido como sociedad

El agua es a la que ha recurrido el ser humano para prosperar como sociedad. Desde tiempos inmemoriales, la agricultura y la pesca han sido de las principales actividades que se han desarrollado gracias al agua. La energía y la industria continuaron, así como el turismo, sin mencionar el entretenimiento en lagos y mares gracias al agua y actividades acuáticas.

En este sentido, el ser humano siempre ha establecido cerca de grandes cantidades de agua gracias a su importancia para la vida. Transportar agua de forma fácil y eficiente es el principal problema por resolver al momento de establecer una sociedad. El bienestar de la misma depende de tener agua limpia y pura a la mano, ya sea para beber, pero también para higiene y saneamiento.

Contaminación en el agua: falta de cuidado en el líquido vital

La contaminación del agua es una gran amenaza para la salud humana. La calidad de vida de los seres humanos depende del cuidado del agua y es clave para el sostenimiento de los ecosistemas del planeta. Su escasez perjudica el medio ambiente en todos los sentidos. Mares, bosques, selvas, desiertos contaminados obligan a la fauna a adaptarse a vivir con agua contaminada y no siempre lo logran.

El agua se ha vuelto un recurso vital ya no solo para los ecosistemas y supervivencia de seres vivos, sino para el funcionamiento de nuestra sociedad. Aunque los gobiernos poco a poco han logrado ver el gran problema que es el agua contaminada, realmente no en todos los lugares se ha logrado corregir a gran escala.

El gran problema del plástico en el agua

De los contaminantes del agua, el plástico ha sido uno de los principales desde el siglo pasado, pero sobre todo desde las décadas pasadas. El plástico es un polímero, lo que significa que son sustancias de moléculas muy grandes, difíciles de romper. Los polímeros naturales como el caucho, la lana, el ámbar, y la seda no persisten en el medio ambiente por lo que no representan realmente un gran problema. Sin embargo, los plásticos son polímeros sintéticos y pueden durar en la naturaleza durante miles de años.

La mejor forma de apoyar al cuidado del agua en el tema de los plásticos es disminuir su uso al mínimo, sobre todo con los plásticos de único uso. Estos son los polipropilenos que por su composición no deben usarse varias veces sin lavados especiales, como es el caso de las botellas de agua. Una de las formas de reducir su uso en casa es contratar el servicio de purificación de bebbia.

Con un pago mensual, bebbia hace posible tener agua pura a casa, directamente en lavabo de la cocina. Al tenerla a la mano, se olvida de volver a comprar botellas de agua de plástico que solamente contribuyen a la contaminación del agua en el planeta.

El servicio de bebbia también resulta muy cómodo al dejar de comprar garrafones de agua que son muy incómodos de voltear, sin mencionar que deben comprarse y recargarse de forma continua. Con un pago menor al de dos garrafones semanales, los purificadores de bebbia resuelven el problema de forma permanente. Los filtros purificadores de bebbia van desde el más sencillo de filtro de carbón activado, hasta el filtro de cinco pásos de ósmosis inversa, filtrando incluso minerales de agua dura, creando un agua pura lista para beber en la comodidad de la casa, reduciendo los contaminantes plásticos al máximo.